Home Archivo/Buscar

Guadalix, hoy

E-mail Imprimir PDF


Guadalix de la Sierra, población perteneciente a la Comunidad de Madrid, está situada a poco más de 60 kilómetros de la capital en dirección norte. Empinada unos 853 metros sobre el nivel del mar –200 más que Madrid–, se extiende por unas 61 km2 en las estribaciones de la subida a Somosierra, y cercana al embalse de El Vellón (también llamado de Pedrezuela, por la población homónima donde se ubica), al que va precisamente a desaguar el río Guadalix, que atraviesa nuestro “Villar del Río” en la película de Berlanga y le da nombre en la realidad.

Aquí, en Guadalix de la Sierra, en tan solo 26 días, se rodó una de las películas más representativas del cine español (otras son “Surcos” de José Antonio Nieves Conde, filmada en 1951; “Viridiana” de Luis Buñuel, 1961; “La caza” de Carlos Saura, 1966; “El espíritu de la colmena” de Víctor Erice, 1973; y “Mujeres al borde de un ataque de nervios” de Pedro Almodóvar, 1988). Exactamente comenzó a rodarse el 23 de septiembre de 1952, una época en la que Guadalix contaba con 1.447 habitantes (ahora tiene unos 6.200), un cine (el Guadalix, con un aforo de 200 asientos donde se proyectaban películas los jueves y domingos), una Iglesia gótica del siglo XV (la de San Juan Bautista), un casino y un cuartelillo de la Guardia Civil (como casi todos los pueblos españoles de entonces). Y, por supuesto, el Ayuntamiento.

Aquí llegaron para rodar “Bienvenido Mr. Marshall”, el casi debutante Luis García Berlanga, con 31 años a la espalda, y su pequeño ejército de técnicos y actores –a los que se sumaría en la figuración todo el pueblo de Guadalix–, entre quienes estaban Ricardo Muñoz Suay, Manuel Berenguer, Manolo Morán, Pepe Isbert, Elvira Quintillá, Lolita Sevilla, Alberto Romea, Félix Fernández, Luis Pérez de León y Nicolás D. Perchicot.

Han pasado 60 años desde entonces, pero hemos vuelto a él para mostrarles en imágenes (realizadas en agosto de 2012) cómo es el Guadalix de la Sierra de la actualidad, en comparación con aquel salido de la Guerra Civil y al que, para comodidad de la filmación y de Berlanga, le construyeron una nueva Iglesia en la misma plaza donde estaba situado el ayuntamiento; templo de cartón piedra y escayola que luego se desmanteló, levantado por el escenógrafo Paco Canet y sus huestes de carpinteros, albañiles y pintores.

 

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Ideas

¿Quiere hacer un regalo especial? Un cartel de cine antiguo ofrece un toque de distinción y originalidad. Contacte con nosotros.