Home Archivo/Buscar

Cineastas entre 70 y 105 años

E-mail Imprimir PDF


Las salas de cine primero y el vídeo después, han estrenado en estas semanas cuatro excelentes películas de otros tantos cineastas que tienen algo en común: haber cumplido ya los 80 años o estar a punto de hacerlo. Nos estamos refiriendo al francés Costa Gavras, a los italianos Vittorio y Paolo Taviani, al norteamericano Clint Eastwood y al inglés Ken Loach ¿Longevidad o juventud permanente? 

Las películas en cuestión son “El capital” (Costa Gavras), “César debe morir” (los Taviani) y “La parte de los ángeles” (Loach), filmadas ambas en 2012. En el caso de los italianos, 84 años tiene Vittorio y 82 Paolo; el francés, 80, el inglés 77 y 83 Clint Eastwood, edad con la que interpretó “Golpe de efecto” a las órdenes de Robert Lorenz, de la que es también productor. Sin olvidar que en 2011 dirigió “J. Edgar”.

¿Excepciones en la abultada nómina de cineastas que ruedan en la actualidad películas en diferentes partes del planeta? No. Hace unos años era difícil ver trabajar a directores por encima de los 70 años; de hecho muy pocos lo hacían, no solo por su mermada capacidad intelectual o física, sino por la falta de confianza que tenían en ellos los productores. “Demasiado viejos” decían unos; “Demasiado desconocidos”, decían otros. Una excepción fue Buñuel, que tuvo a su lado en todo momento al productor francés Serge Silberman, quien le financió esa “catastrófica” película llamada “Ese oscuro objeto del deseo” en 1977, cuando tenía 77 años (moriría 6 años después).

Catastrófica entre comillas, porque debido a la espantada de la primera actriz con que contó (Maria Schneider), estuvo a punto de suspenderse. Pero Buñuel ideó la solución de desdoblarla en los personajes que interpretarían Ángela Molina y Carole Bouquet. Una carambola que se demostró genial: ¡con 77 años! Pero los casos de Buñuel y algunos más (John Huston, sin ir más lejos, rodó con 81 años “Dublineses”, en 1987), hoy, se han multiplicado.

Actualmente trabajan en edades por encima de los 80 años, 20 cineastas. Y 12 más que dejaron los 70 atrás sin que les falte trabajo como directores. Incluso algunos, diversifican su labor como productores, guionistas o actores. Pero si ya resulta asombroso ver trabajar a estos genios con más de 70 y 80 años, ¿qué podremos decir del más viejo de todos: el portugués Manoel de Oliveira, que va a cumplir en 2013, 105 años? Ha rodado en 2012 dos películas –“Centro Histórico” y “O Gebo e a Sombra”– y prepara otra para 2013: “A Igreja do Diabo” (la número 60 de su carrera, iniciada en 1931).

Cumplidos los 91 se encuentra el francés Alain Resnais, quien estrenó el año pasado “Vous n’avez encore rien vu”. Es el cineasta de obras maestras como “El año pasado en Marienbad” (1961), “La guerra ha terminado” (1966) y “Stavisky” (1979). Y a punto de cumplir 90 un polaco, Andrzej Wajda, igualmente brillante, autor de películas como “Cenizas y diamantes” (1958) o “La tierra de la gran promesa” (1975). Ahora, con 88 marzos a punto de cumplir, estrenará “Walesa”, una producción sobre el dirigente sindical que logró abatir el comunismo en su país.

Dirigir una película no es moco de pavo, y menos para estos cineastas –exigentes al máximo en su trabajo–, que mantienen su control hasta el montaje. Tres meses de rodaje (que es lo mínimo que dura la filmación de una película) para los que ya han cumplido más de 80 años, es un esfuerzo casi sobrehumano. En 85 se encuentran el francés Jacques Rivette y el norteamericano James Ivory.

El primero, uno de los indispensables de la “Nouvelle Vague”, autor de películas memorables como “Amor loco” (1969) o “La bella mentirosa” (1991), ha estado trabajando hasta 2009, cuando estrenó “El último verano” (se rumorea que está a punto de comenzar otro proyecto). Para el otro octogenario, también el 2009 fue el último año en que estrenó una película: “The City of Your Final Destination”. ¿Volverá a ponerse detrás de una cámara? No lo sabemos.

El que sí se ha puesto, con 83, ha sido el español Basilio Martín Patino, que después de rodar en 2002 la bellísima y conmovedora “Octavia”, filmó el año pasado el documental “Libre te quiero”, donde recoge con esa amplitud de penetración que posee para entrar en el tema, y su no menor potencial de síntesis para escenificarlo y convertirlo en argumento capaz de arrastrar al análisis y al debate a los espectadores, las actividades que desarrollaron las decenas de miles de manifestantes del 11 M en la madrileña Puerta del Sol.

Basilio no es el único español que trabaja a esa edad en que la mayoría de las personas ya están jubiladas y cobrando su pensión. Carlos Saura, un poco más joven que él (81 años cumplió el pasado 4 de enero), está a punto de comenzar “33 días”, sobre el periodo en que Picasso pintó “El Guernika”. El cineasta de obras imborrables ante el paso del tiempo como “La caza” (1966), “Carmen” (1983), “Goya en Burdeos” (1999), “Salomé” (2002) o “Io, Don Giovanni” (2009), está en fase de pre-producción de esos “33 días” y, a priori, cuenta con actores de la talla de Antonio Banderas y Gwyneth Paltrow para encarnar a los principales protagonistas. En la espera, que a veces se hace demasiado larga, ha montado una excepcional versión para teatro de la obra dramática de Calderón de la Barca “El gran teatro del mundo”.

En nuestra ficha aún existen otros siete cineastas octogenarios sin nombrar: dos con 83: Jean Luc Godard y Paul Mazursky; cuatro con 82: Mike Nichols, Ermanno Olmi, Irwin Winkler y Héctor Oliveira; uno con 81, Milos Forman; y dos con 80: Roman Polanski y Sidney J. Furie. De ellos, cuatro son norteamericanos: Nichols, Mazursky, Winkler y Furie. El primero es otro clásico por películas como “¿Quién teme a Virginia Woolf?” (1966) y “El graduado” (1967). En 2009, estrenó “La guerra de Charlie Wilson” como director, y en 2011 “Friends with Kids” como productor ejecutivo (el director era Jennifer Westfeldt).

Mazursky se despidió como director en 2006 con “Yippee”, pero ha trabajado como productor en “Hopelessly Devoted” (Jeff Kanew, 2010) y como actor, a las órdenes de este último, en “Jesus Sex Scandal” (2011). Respecto a Winkler dejo la dirección con “Regreso al infierno” (2006), pero sigue como productor: ahora mismo trabaja en “The Wolf of Wall Street”, la próxima película de Martin Scorsese. En cambio, Furie –cineasta de película de acción sin mayores pretensiones– estrenará este año “Pride of Lions”. De Argentina es Héctor Oliveira, comprometido actualmente en la producción de la serie para televisión “La defensora” (su último largometraje lo dirigió en 2010 con el título de “El mural”).  

De estos octogenarios a los que nos estamos refiriendo, cuatro son europeos: Godard, Polanski, Olmi y Forman. El primero –francés– es el máximo icono de la antes citada “Nouvelle Vague”, quien está filmando en estos momentos “Adieu au langage”; el segundo, polaco (aunque internacional por su itinerario profesional), rueda “Venus in Fur” y prepara para 2014 “D”; el tercero, italiano, genial realizador de “El árbol de los zuecos” (1978) nos dejó en 2011 otra de sus perlas: “Il villaggio di cartone”. En cuanto al cineasta de “Alguien voló sobre el nido del cuco” (1975) y de “Hair” (1979) –nos referimos a Forman–, en la actualidad trabaja como productor en “A Short History of Decay” (Michael Maren), después de interpretar “Les bien-aimés” (Christophe Honoré, 2011) y dirigir en 2009 “Dobre placená procházka”.

Y nos quedan los más “jóvenes”, es decir los que están en el contorno de los 70 años. Hemos elegido 11: cuatro norteamericanos (Woody Allen con 78, Joel Schumacher con 74 y George A. Romero y Terry Gilliam con 73); tres sudamericanos (el argentino de 77 años Fernando E. Solanas, el brasileño de 73 Arnaldo Jabor y el chileno de 72 Patricio Guzmán), un iraní de 73 años (Abbas Kiarostami), un canadiense de 72 (Denys Arcand) y dos europeos: uno inglés, habitual de la industria de Hollywood, Ridley Scott, y otro francés, Claude Lelouch. Ambos van a por los 77.

Empecemos por este último, el realizador de aquel éxito que derramó toneladas de litros de lágrimas llamado “Un hombre y una mujer” (1966). Casi octogenario está empeñado en tres trabajos como director: “Les chemins de l’orgueil”, “Les bandits manchots” (que parece que será estrenado este año) y “Salaud on t’aime”, filmándose para estrenarse en 2014. Otro pluriempleado (más aun que el anterior) es Ridley Scott. Si nuestras fuentes no nos fallan, en la actualidad está involucrado en 17 proyectos que verán la luz entre 2013 y 2014, cuatro de los cuales los dirigirá el mismo: “Prometheus 2” un nuevo “Blade Runner”, “The Vatican” y “The Counselor”. Sus tentáculos abarcan producciones para series de televisión y largometrajes. ¡Y tiene 76 noviembres!

Más comedido, aunque a película por año, es Woody Allen, quien filma estos días “Blue Jasmine”. Para 2013 tiene previsto igualmente estrenar Terry Gilliam su “The Zero Theorem”. Mientras, Joel Schumacher se dedica a grabar capítulos de la serie televisiva “House of Cards”, y George A. Romero produce el documental “Into the Dark: Exploring the Horror Film” de Johanna Wartio McEvoy. Americano de más al norte (canadiense) es Denys Arcand. Actualmente está empeñado (como director y actor) en el episodio “Illusion” de la serie televisiva “Adam & Ève”, y se apresta a dirigir “Deux nuits”, que estrenará en 2014.    

Americanos, pero del Sur, son los citados Fernando E. Solanas, Arnaldo Jabor y Patricio Guzmán. El primero es argentino, el segundo nació en Brasil y el tercero en Chile. Tres brillantes cineastas con la rémora para sus carreras de una escasa financiación, lo que ha mermado su filmografía. El primero rodó su último trabajo en 2011 (“Tierra sublevada: Oro negro”), el segundo en 2010 (“A Suprema Felicidade”), y el chileno en 2012, con el título “Nostalgia for the Light” (episodio de una serie televisiva).  Más activo el iraní Kiarostami, muchas de cuyas películas  han llegado a España, como “A través de los olivos” (1994), “El sabor de las cerezas” (1997) y “Copia certificada” (2010). En 2012 estrenó sendos títulos: uno como guionista, “Meeting Leila” (2012) de Adel Yaraghi; y otro como director: “Like Someone in Love”

Vivir para trabajar, para crear espectáculo, diversión, entretenimiento. Claro, todo ello, se puede hacer con resultados de taquilla favorables, porque si no, no se rueda. Esto pasa tanto a los 20 como a los 105 años. Mientras el cuerpo aguante y al público le guste lo que haces. Los 32 cineastas de los que hemos hablado tienen este don y esta suerte. ¿Querrían llegar todos trabajando a la edad del portugués Oliveira? Lo dudamos. Es un caso excepcional, incluso por su temática y sus resultados.

Oliveira es un cineasta barato, de culto, que exhibe sus películas entre un público muy reducido –eso sí internacional–, con una taquilla que a los productores les compensa. El cine es una industria que debe dar beneficios. Todos los directores que hemos mencionado los garantizan. Gracias a ello seguirán rodando películas... hasta que el cuerpo aguante.

 

 

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Ideas

Una manera elegante y original de decorar su casa es con imágenes de cine. Atrévase con la escena de su película favorita. Quedará perfecta en muebles o paredes. Contacte con nosotros.